6 Reglas de oro para involucrar a los estudiantes en las actividades de aprendizaje

Cuando pensamos en la participación de los estudiantes en las actividades de aprendizaje, a menudo es conveniente entender el compromiso con una actividad representado por: el buen comportamiento (es decir, compromiso conductual), sentimientos positivos (es decir, compromiso emocional) y, sobre todo, el pensamiento del estudiante (es decir, compromiso cognitivo).

Esto se debe a que los estudiantes pueden involucrarse conductual y/o emocionalmente en una actividad dada sin ejercer realmente el esfuerzo mental necesario para comprender y dominar el conocimiento, el oficio o la habilidad que la actividad promueve.

A la luz de esto, la investigación sugiere que considerar los siguientes elementos interrelacionados cuando se diseñan e implementan actividades de aprendizaje puede ayudar a aumentar el compromiso del estudiante a nivel conductual, emocional y cognitivo, afectando así positivamente el aprendizaje y los logros del estudiante.

[toc]

1. HACER QUE SEA SIGNIFICATIVO EL APRENDIZAJE

Para lograr un compromiso pleno, es esencial que los estudiantes perciban las actividades como significativas.

La investigación ha demostrado que si los estudiantes no consideran que una actividad de aprendizaje es digna de su tiempo y esfuerzo, es posible que no se comprometan de manera satisfactoria, o incluso que se retiren por completo en respuesta a ello.

Para garantizar que las actividades sean significativas desde el punto de vista personal, podemos, por ejemplo, conectarlas con los conocimientos y experiencias anteriores de los estudiantes, destacando el valor de una actividad asignada de manera personalmente relevante.

Además, el modelado por adultos o expertos puede ayudar a demostrar por qué vale la pena realizar una actividad individual, y cuándo y cómo se utiliza en la vida real.

2. FOMENTAR EL SENTIDO DE COMPETENCIA

La noción de competencia puede entenderse como la evaluación personal continua de un estudiante para determinar si puede tener éxito en una actividad o reto de aprendizaje.

(¿Puedo hacer esto?) Los investigadores han encontrado que la realización efectiva de una actividad puede impactar positivamente en el compromiso posterior.

Para fortalecer el sentido de competencia de los estudiantes en las actividades de aprendizaje, las actividades asignadas podrían:

  • Estar sólo ligeramente por encima de los niveles actuales de competencia de los estudiantes
  • Hacer que los estudiantes demuestren su comprensión a lo largo de la actividad
  • Mostrar modelos de adaptación de los compañeros (es decir, estudiantes que luchan y finalmente tienen éxito en la actividad) y modelos de dominio de los compañeros (es decir, estudiantes que lo intentan y tienen éxito en la actividad)
  • Incluir comentarios que ayuden a los estudiantes a progresar

3. PROPORCIONAR APOYO A LA AUTONOMÍA

Podemos entender el apoyo a la autonomía como el fomento del sentido de control de los estudiantes sobre sus comportamientos y objetivos.

Cuando los profesores ceden el control (sin perder el poder) a los estudiantes, en lugar de promover el cumplimiento de las directivas y órdenes, es probable que los niveles de compromiso de los estudiantes aumenten como resultado.

El apoyo a la autonomía se puede poner en práctica mediante:

  • Acoger las opiniones e ideas de los estudiantes en el flujo de la actividad
  • Usar un lenguaje informativo y no controlador con los estudiantes
  • Dando a los estudiantes el tiempo que necesitan para entender y absorber una actividad por sí mismos

4. ABRAZAR EL APRENDIZAJE COLABORATIVO

El aprendizaje colaborativo es otro poderoso facilitador de la participación en actividades de aprendizaje.

Cuando los estudiantes trabajan eficazmente con otros, su compromiso puede verse amplificado como resultado, sobre todo debido a la experiencia de experimentar una sensación de conexión con otros durante las actividades.

Para que el trabajo en grupo sea más productivo, se pueden aplicar estrategias para que los estudiantes sepan comunicarse y comportarse en ese entorno.

El modelado por el profesor es un método eficaz (es decir, el profesor muestra cómo se realiza la colaboración), y al mismo tiempo se evitan los grupos homogéneos y la agrupación por capacidades, se fomenta la responsabilidad individual mediante la asignación de diferentes funciones, y la evaluación del rendimiento tanto del estudiante como del grupo también apoyan el aprendizaje colaborativo.

5. ESTABLECER RELACIONES POSITIVAS ENTRE EL PROFESOR Y EL ALUMNO

Las relaciones de alta calidad entre profesores y alumnos son otro factor crítico para determinar la participación de los estudiantes, especialmente en el caso de los estudiantes difíciles y de los que proceden de entornos socio económicos más bajos.

Cuando los estudiantes forman relaciones estrechas y afectuosas con sus maestros, están satisfaciendo su necesidad de desarrollo de una conexión con los demás y un sentido de pertenencia a la sociedad.

Las relaciones entre profesores y alumnos pueden facilitarse mediante:

  • Preocuparse por las necesidades sociales y emocionales de los estudiantes
  • Mostrando actitudes positivas y entusiasmo
  • Aumentar el tiempo de contacto personal con los estudiantes…
  • Tratar a los estudiantes de manera justa
  • Evitar el engaño o el incumplimiento de promesas

6. PROMOVER LAS ORIENTACIONES DE LA MAESTRÍA

Por último, la perspectiva de las actividades de aprendizaje de los estudiantes también determina su nivel de compromiso.

Cuando los estudiantes realizan una actividad porque quieren aprender y comprender (es decir, orientaciones de dominio), en lugar de simplemente obtener una buena nota, parecer inteligentes, complacer a sus padres o superar a sus compañeros (es decir, orientaciones de rendimiento), es más probable que su compromiso sea pleno y completo.

Para fomentar esta mentalidad de orientación hacia el dominio, considera varios enfoques, como enmarcar el éxito en términos de aprendizaje (por ejemplo, con criterios de referencia) en lugar de rendimiento (por ejemplo, obtener una buena nota).

También se puede hacer hincapié en el progreso individual reduciendo la comparación social (por ejemplo, haciendo que las calificaciones sean privadas) y reconociendo la mejora y el esfuerzo de los estudiantes.

Para terminar

¿Consideras en general a alguno de los facilitadores de la participación mencionados anteriormente al diseñar y ejecutar las actividades de aprendizaje? En caso afirmativo, ¿cuáles? Si no, ¿cuáles son nuevos para usted?

Esperamos aquí abajo tus comentarios para que lo debatamos.

Deja un comentario